6 de marzo de 2008

El aceite de oliva en España: o cómo pelear contra tus propias instituciones

Imagino que todos sabrán que las ecomomías capitalistas son cíclicas; pues bien, aquí, en España, hemos estado adormecidos hasta hace pocos años con el tema del diseño en ciertos sectores. La etapa económica era muy buena y vamos a decir que... existen ciertos sectores en España que por su idiosincrasia particular son excesivamente tradicionales o conservadores; entre ellos están por ejemplo el vino o el aceite (caso que nos ocupa).

Estos sectores, gracias a la época de bonanza económica, sólo se han visto empujados a solicitar campañas de publicidad y cambios de packaging por el tirón del diseño de este tipo de productos en Argentina, Chile, Nueva Zelanda, California o Italia, ya que entre algunos de los productores españoles existe la extraña idea de que un producto bueno se vende solo (Hasta que se dan cuenta de que pierden mercado).
Pues bien, después de que por fin se deciden los fabricantes de aceite a mejorar sus productos con controles de calidad, expandir mercado dejando de vender en la cooperativa del pueblo y mejorar su imagen acudiendo a profesionales de la publicidad, el diseño y el marketing, llega la administración española y les juega una mala pasada.

Los señores de la administración parece que todavía no saben que no sólo con subvenciones se ayuda al sector, sino también aportando una imagen de calidad al mismo. Tras esta entradilla sólo me queda decir: No, no, no, niño malo!. No se publican los informes sobre el aceite de oliva en Comic sans!.
Y ustedes dirán: ¡Nooooo, no puede ser. Es un retoque fotográfico!. A continuación va el enlace de donde se pueden descargar los mismos PDF que mis ojos tuvieron la desgracia de ver.

Pinche aquí para ver el esperpento.

Si señores, triste pero cierto. Hoy en día los productores y comercializadores de aceite españoles se exprimen el bolsillo para poner su imagen en manos de agencias que les hagan ganar un mínimo porcentaje de cuota de mercado. Existen empresas españolas con un diseño tan loable y generoso como Vea, o La Amarilla de Ronda, que nos trasladan a una galería de arte por el simple hecho de pasearse por los lineales en los que están expuestos sus productos, y el que los informes sobre el aceite de oliva del Ministerio de Agricultura estén publicados en Comic sans les hace un flaco favor a la imagen que puedan dar a posibles distribuidores.
Una forma de justificar este hecho podría ser que Comic sans tiene una forma orgánica, casi de unión de gotas, ... ummmm .... podría ser. Podría ser que en una palabra corta..., con el juego de las gotas..., ...Pero en párrafos no, por Dios!.

Pero es que además la cosa no tiene desperdicio; han conseguido tomarse su tiempo para decidir que títulos y subtítulos vayan en distinta tipografía que el texto de párrafo. En ese punto se les acabaron la neuronas. Han decidido poner el tipo legible (Arial) para los títulos y Comic sans en los laaaaaaaaargos párrafos económicos para facilitar la lectura supongo. Imagino que habrán decidido que como el contenido es denso, hay que ponerlo en un tipo "simpático" que le haga un poco amena la lectura y así, si algún distribuidor extranjero decide plantearse importar aceite de oliva español, al final vea poco serio el documento y se decante por el NO.

En fin señores, otro logro de los funcionarios de la administración española que, lo que con subvenciones te lo dan, con imagen te lo quitan.