10 de junio de 2008

Documentación de "Mierda" y tópicos de la publicidad

Es ya conocido por todos el lamentable proceso de documentación de la industria cinematográfica, que abarca desde lo más lógico a lo histórico. Todos recordaréis la famosa escena de El Cid (1961), en la que Charlton Heston decía eso de "Por Españaaaa!" cuando esta todavía no se había formado y estaban vigentes los reinos de Castilla y Aragón, o esa en la que, desafiando la lógica, Russell Crowe (que representa a Máximus en Gladiator) es herido en Alemania y miles de kilómetros más al sur, recorridos a caballo (entonces no había tren de alta velocidad), sigue apareciendo con la venda. Con este último ejemplo tendríamos dos soluciones: 1- Siempre le hieren en el mismo sitio al pobre muchacho. 2- En la época romana existían los teletransportes.

Al igual que estos ejemplos, existen otro tipo de casos, igual de lamentables, que están relacionados con el diseño gráfico, la publicidad o el retoque de imagen.

Es ya famosa la gran habilidad en retoque fotográfico de Warrick Brown (C.S.I.) que con una imagen de cámara de tráfico (por supuesto no en alta definición) es capaz de sacarte la matrícula del coche más lejano completamente nítida (Escucho un ja, ja, ja de todos aquellos que han tenido que hacer plotters para ferias a partir de un sello de correos a 72 p.p.p.).
De la misma manera, desde los años 80 y a lo largo de todo este tiempo, se ha venido inculcando a la gente una imagen idílica de todos los que nos dedicamos a la publicidad. Según las series norteamericanas, ahora deberíamos estar conduciendo un Porsche 911, trabajando 3 horas diarias y viviendo en un loft de 300 metros cuadrados en el centro de Madrid o Barcelona.

Ahora es cuando os preguntaréis: ¿Por qué nos está metiendo todo este rollo?. Pues bien, ha sido Andrej Nicolás Hillebrand el que nos ha alertado de lo siguiente:

Existe una serie que se estrenó en la cadena Fox el 26 de marzo llamada Dirt (suciedad, porquería,.. mierda) y que trata del "glamuroso mundo de la edición de magazines" mezclado con prensa amarilla, es decir, de cómo gestionar y publicar la mierda. En su primer capítulo, muestra algo que nunca haría ninguno de los integrantes de una revista relativamente seria: mostrar presentaciones y chats con Comic sans.
Somos conscientes de que lo de utilizar Comic sans en los chats está bastante extendido, pero eso, en un diseñador gráfico o en alguien vinculado a los mundos de la edición o la publicidad, es equivalente al bombero que incendia, el cura pederasta, o el policía que extorsiona o roba, que los hay (y ejemplos bien recientes lo demuestran), pero es inmoral y de una falta de ética tremenda.

Tras ver estas imágenes podemos llegar a la conclusión de que al igual que algunos empresarios, y continuando con el "buen hacer" de la documentación cinematográfica estadounidense, estos decidieron no contratar a alguien que les encauzara en el mundo de la edición, pues les salía caro, y acudirían a un primo lejano que sabía manejar Excel.

Como dijo aquel: ¡Tu sigue así que verás!

1 comentario:

Pantero Pinco dijo...

no puede ser... tiene que estar hecho a drede, no?

---

:D mola lo de los fallos de documentación. En Misión Imposible 2 salen quemando pasos de semana santa, mezclando una procesión con las fallas. ¿No la has visto? Es flagrannte!

Una cosa que siempre me ha llamado la atención también son los interfaces y las reconstrucciones en 3D de los edificios que tienen todos los rateros en las películas. Una de dos, o en el catastro de los USA están muy avanzados o con el curso de ratero CCC te viene una introducción al modelado. Y nociones de arquitectura.

---

saludos!