3 de febrero de 2008

Un mundo en Comic sans: Medios

Retomamos nuestra sección Un mundo en Comic sans con lo que se podía definir como el ejemplo más claro de aportación errónea de cualidades, ya que todos "entendemos más que nadie" de política (y de fútbol, aunque este no es el caso que nos compete).

En España, como en el resto del mundo, existen dos vertientes políticas: conservadores y progresistas (aunque en realidad se lleven "el canto de un duro" entre sí - osea poco). Los conservadores se muestran en color azul y los progresistas en rojo; de manera que un indivíduo de una provincia puede identificar a qué lado tiende un diario de otra provincia (Conservdor, progresista, independentista, ...) de la misma manera que un indivíduo que quiera leer lo que le complazca de sus líderes políticos sabe qué diario comprar.
De la misma manera, existe el que no quiere mostrar "de qué cuerda es" para dar a entender que la información que contiene en su interior es LA VERDAD - Véase El País (progresista) o El mundo (conservador)-

Esto sirve de introducción para explicar que al igual que el color, el tipo Comic sans, también es un factor que aporta una serie de características y asociaciones en el receptor.
Vayamos a los ejemplos.
No van siendo más iguales entre sí los diarios entre sí cuando les cambias el tipo de la cabecera?, y es más, no sólo pierden identidad, se va al garete toda la seriedad, importancia y veracidad que pueda contener el interior.
y ya, tal y como hemos hecho con la Comic sans, ¿si cambiamos un sólo elemento para unificarlos (banda azul en cabecera de Le Soir o La Vanguardia por ejemplo)?. En este caso pierden, entre otras cosas, todo el mensaje político que puedan tener las cabeceras.
No sólo existen estos mensajes en la prensa diaria, de hecho están presentes en todos los medios. A pesar de que es algo difícil de encontrar, he podido recopilar dos cabeceras del mismo noticiario español: el primero en época de gobierno conservador (azul) y el segundo en época de gobierno progresista (rojo).





Espero que este claro ejemplo de las cualidades que puede aportar un simple elemento (como es el color) del que se compone un diseño, pueda estimular a la gente para pensarse dos veces si utilizar Comic sans es la tipografá adecuada.